Vivan y dejen vivir

30/01/2016

“Han instalado un sistema de lo políticamente correcto que como te salgas lo más mínimo, estás muerto civilmente”. Esta frase me la dijo hace poco tiempo un amigo periodista y realmente, no puede estar más cargada de verdad. La izquierda española, la más radical y la menos, mantiene abierta una cacería contra todo lo que huele a la Fiesta Nacional -sí, a los toros-  y aprovecha la más mínima ocasión para atacar sin razón ni compasión una tradición española cuyos valores, amor por los animales, educación, sacrificio, voluntad y respeto a la naturaleza y a los mayores ya quisieran otras muchas disciplinas. Mostrar una opinión sensata, formada y coherente sobre los toros, los menores, el día del orgullo gay o los problemas que plantea la ley de Violencia de Género es prácticamente como nombrar a Satanás y da carta blanca para que crucifiquen a uno tildándolo de facha de época e indigno de pertenecer a esta sociedad. Y como encima muestres públicamente cierta admiración por la bandera de España, aprobada por la mayoría de los españoles, ya vas listo.

 

     Por todo esto, Francisco Rivera Paquirri ha sufrido una cacería despiadada los últimos días que le ha llevado incluso a ser portada de El País. ¿Por qué? Por darse el gustazo de torear con su hija en brazos. Sin más. Como han hecho todos los toreros desde hace décadas sin que nadie dijera nada. Y las fotos estaban ahí, en periódicos y revistas. Yo no estaba en la plaza de tientas con Rivera pero me atrevo a decir que supo medir el riesgo, que fue una vaca noble que se pegó embistiendo un buen rato y que demostró un comportamiento más que válido para poder pegar unos pases con su hija en brazos. Nada más. Absolutamente nada más. El Defensor del Menor, que trabaje de verdad por el bienestar de los niños de Andalucía, que se preocupe a partir de ahora por alertar del peligro que supone llevar a un niño en la sillita de una bicicleta o poner el coche a 140 kilómetros por hora, vaya uno con niños o sin ellos en el vehículo. Ah, y que no olvide pedir una sanción para todos aquellos antitaurinos que han llamado hija de puta a la hija de Rivera y han deseado que se quede sin padre. ¿O también es políticamente incorrecto? Vivan y dejen vivir



Compártelo si te ha gustado. ¡Muchas gracias!