España es así

15/12/2015

El debate entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez ha reflejado perfectamente cómo es España: un país donde nunca nos ponemos de acuerdo en nada. Cada uno de los candidatos, y sus miles de votantes, ve la realidad a su manera y no son capaces de responder con la misma respuesta, por ejemplo, a una pregunta tan simpe: ¿Hubo rescate de la UE a España? Unos dicen que sí y los otros dicen que no. Lo esperado. Esto sólo provoca que el ciudadano raso, es decir, la gran mayoría, siga sin enterarse de nada y sólo piense que le están engañando todavía más. A ver cuál es la respuesta del domingo ante tanto barullo. El debate también ha reflejado cómo es España porque los dos han hablado  en algunos momentos como se habla aquí, tristemente: a gritos. A veces ha resultado difícil entender lo que se decían pero bueno, eran reproches y reproches y al menos no nos hemos perdido demasiado. Lo importante siempre era tener la última palabra y quedar por encima del otro. La humildad no estaba invitada a la mesa que ¿moderó? el eterno Campo Vidal. Las propuestas para intentar convencer a los indecisos ya si eso las dejamos para otro día, ¿verdad?

 

     El debate también ha reflejado cómo es España porque los momentos más interesantes, y es una pena que los defina como interesantes, han ocurrido cuando han hablado sobre la corrupción. Uno ha tirado de Bárcenas con descaro culpando al otro de no ser honesto y ahí le ha tocado las cosquillas al gallego, que hasta la saciedad le ha calificado como “ruin y mezquino” invitándole a acudir a los tribunales si considera que es una persona poco fiable como empleado público.

 

 

     El debate también ha reflejado cómo es España porque al final los dos candidatos y sus correspondientes aparatos de propaganda no han tardado en pregonar que ellos y solo ellos habían resultado ganadores. Es como un penalti, que es o no es según ataques o defiendas.

 

     Y el debate también ha reflejado cómo es España porque había otros candidatos chupando rueda esperando el tortazo del que va delante para ganar posiciones gastando poca energía.

 

     Y a todo esto, el domingo hay unas elecciones generales y miles de votantes indecisos. El debate era para eso, pero parece que se olvidaron. España es así.  

 

 



Compártelo si te ha gustado. ¡Muchas gracias!